El gordo y el flaco

La lección
30/04/2019

El gordo y el
flaco

De Juan Mayorga
El Gordo y el Flaco” es una tragicomedia sobre el desamor y el desempleo. Sus personajes no son Laurel y Hardy, sino más bien lo que queda de Laurel y de Hardy y de la y griega que une y separa a Laurel y Hardy

Juan Mayorga

Esta pieza puede ser interpretada por un gordo y un flaco o por dos hombres de peso semejante. Podría suceder que el llamado “Flaco” fuese más gordo que el llamado “Gordo”.


Esto ya nos da una pista clara: la función no trata de El Gordo y El Flaco. Estos cómicos y conocidísimos arquetipos son solo la vía, la excusa, para desarrollar un argumento, que se basa en la y griega. Esa conjunción por definición copulativa, vigésimo sexta letra de nuestro alfabeto, que si bien une las letras o clausulas en concepto afirmativo, no siempre, es una conjunción positiva o feliz.

En el tiempo de las vacas gordas, hombro con hombro, trabajaban sin parar: “Dos en Nueva York”, “Dos en Pekín”, “Dos en la luna”… Pero ese tiempo pasó, llegaron las vacas flacas, y no se van, las vacas flacas. Sin embargo, ellos no tiran la toalla, ellos resisten esperando una oferta para volver a arrimar los cuatro hombros. Resisten juntos. Juntos, por supuesto, ¿quién podría imaginarse al uno sin el otro? Juntos para siempre. Para siempre, sí, pero ¿por cuánto tiempo?

Según nuestra lectura la función trata precisamente del final de la conjunción, del difícil trago de la ruptura.