Misericordia

Playing Shakespeare
18/05/2019

Misericordia

De Benito Pérez Galdós, versión de Miguel Ángel Martínez
Con un descarnado argumento que, por desgracia, se perpetua en el tiempo, con el mismo título que la novela original, desde la versión para la escena del también canario Miguel Ángel Martínez (autor de “Corredera”) nos llegan con fuerza y nitidez los ecos del genio Galdós y lo que la crítica ha dado en llamar “Evangelio Laico"

El título Misericordia, novela de Benito Pérez Galdós, indudablemente con valores universales, encierra un doble sentido y hace referencia al atributo divino encarnado en la piedad de sus protagonistas, pareja inmortal de nuestra literatura, la criada y mendicante Benina y el ciego Almudena. Con un descarnado argumento que, con el mismo título que la novela original, hemos solicitado al también canario Miguel Ángel Martínez (El Corredera, …), nos llegan con fuerza y nitidez los ecos del genio Galdós y lo que la crítica ha dado en llamar “Evangelio Laico”.

Mientras Benina corre de la ceca a la meca pidiendo, tapando deudas y haciendo malabares para poder comer, todavía tiene tiempo y moral para ayudar a los que están aún más desfavorecidos que ella. Y en sus ratos libres fantasea junto a su ama con que un golpe de fortuna les devuelva a su primitivo estado. Y en efecto la fortuna se acuerda de ellas y doña Paca, la señora, recibe una herencia que le permite volver a la vida acomodada de sus primeros años. Por desgracia no hace partícipe de su riqueza a Benina, que se marcha de la casa y sigue con su vida de mendicante, pero resignada y feliz.

La protagonista es la señá Benina, criada de lo que en tiempos fue una casa acomodada pero que, dado el mal gobierno del ama de la casa, ha acabado en la pobreza más vergonzante. Benina, apegada a la familia como si fuera la propia, sale cada día a pedir limosna, para que no falte lo elemental, pero encubre su dedicación a la mendicidad ante los ojos de su señora fingiendo que va a trabajar como cocinera a casa de un cura.

Galdós, en esta obra maestra, disecciona la sociedad, el espacio que la constituye, y dibuja una España decadente, donde la doble moralidad burguesa, con todas las hipocresías y bajezas, es la que rige los designios de la sociedad.